¿Cómo sé si mi hijo va a necesitar frenillos?

¿Cómo sé si mi hijo va a necesitar frenillos?

Es una pregunta que muchos padres se realizan cuando los niños empiezan a cambiar sus dientes, pero la respuesta sobre la necesidad de frenillos u ortodoncia, se puede conocer antes.

“Hay un factor genético que puede incidir en la posición de los dientes de tus hijos, pero además si pierde piezas dentarias de leche desde temprano, puede tener menos espacio y los dientes pueden salir chuecos”, explica el Dr. Juan Pablo Bahamondes, ortodoncista de Clínica Dental Mora Pavic.

Lo importante es llevar al niño a su primera visita al ortodoncista infantil a los 5 o 6 años, porque a través de radiografías panorámicas se puede ver cómo vienen los dientes definitivos y la relación de su tamaño con el espacio que tienen para erupcionar.

También se evalúa como está su desarrollo óseo y si su mordida es adecuada. Si se detecta alguna alteración a esa edad se pueden comenzar a tomar medidas que guíen el crecimiento del diente.

“¿Cómo? Sacando algunas piezas de leche para poder ir posicionando mejor al diente que viene. También se puede comenzar con una primera fase de ortodoncia para adelantar trabajo, que en general se hace con placas removibles, para luego en la adolescencia colocar frenillos fijos”, dice el Dr. Bahamondes.

Si el niño tiene una alteración muy evidente, se puede detectar incluso antes de los 6 años en sus visitas al odontopediatra. Recuerda que esa primera consulta debe ser a los 3 años de edad.