Enfermedad de las encías y demencia ¿Están relacionadas?

Enfermedad de las encías y demencia ¿Están relacionadas?

Un ejemplo de estas interleaciones es lo que se estudia actualmente entre las enfermedades periodontales y el mal de Alzheimer o la Demencia Senil. La demencia senil se caracteriza por el deterioro progresivo de funciones del cerebro como la memoria y el lenguaje. Los casos de demencia aumentan de forma exponencial con la edad y una de las más comunes es el alzheimer. Según nuevos estudios científicos, las Enfermedades de las encías y la demencia senil o Enfermedad de Alzheinmer podrían estar interelacionadas.

La enfermedad de las encías (periodontitis) y la demencia senil son afecciones que afectan especialmente a los adultos mayores y diversos estudios están dedicados a establecer la posible relación entre ambas enfermedades.
Un articulo publicado por la revista Science Advances  https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0213485316301785 asegura que al encontrar evidencia que relaciona ambos males es viable también descubrir una nueva forma de combatir la demencia. 
La investigación publicada se basa en el trabajo de científicos que analizaron el tejido cerebral, el líquido cefalorraquídeo y la saliva de personas vivas y fallecidas con diagnóstico de padecer Alzheimer. El resultado arrojó que en sus cerebros encontraron la bacteria Porphyromona Gingivalis que se asocia al desarrollo de las Periodontitis.
Antes de este estudio ya habían experimentado con ratones y lograron confirmar que: 
  • Las bacterias pueden desplazarse desde la boca al cerebro
  • La proteína tóxica que secretan estas bacterias destruye neuronas.
  • Las bacterias de la boca aumentaron la producción de beta amiloide, cuya acumulación se asocia con el Alzheimer.
Otros estudios han concluido que: 
  • Personas con más de 10 años con periodontitis crónica tienen 70% más de probabilidades de desarrollar la Enfermedad de Alzheimer
  • Los pacientes con Alzheimer de leve a moderado que además tienen enfermedad de las encías, experimentaron un deterioro cognitivo más rápido que las personas sanas. 
  • Quienes padecen Alzheimer tienen más probabilidades de contraer infecciones en el cerebro, por lo que las bacterias podrían ser una consecuencia y no una causa. 
 
Al respecto quisimos conocer la opinión del reconocido periodoncista Dr. Profesor Fernando Fuentes, Director Clínico de Mora Pavic: 
“La periodontitis se origina cuando bacterias que hay en la boca colonizan sitios bajo la encía. Estas patologías se inician de manera bastante silenciosa, a veces se pueden detectar por el sangramiento de encías al cepillarse o por el recogimiento de éstas, pero, si no se realiza el tratamiento oportunamente, pueden derivar en la pérdida de uno o más dientes. Actualmente sabemos que, no solamente las enfermedades de las encías pueden hacer que se pierdan dientes, sino que además, por tratarse de infecciones en la boca, la cual, evidentemente tiene múltiples comunicaciones con el resto del organismo, bacterias que provocan estas enfermedades pueden, a través del torrente sanguíneo desplazarse y colonizar otros órganos tales como, corazón, pulmones, huesos, placenta, etc. 
 
Hoy en día existe un amplio consenso en la comunidad científica internacional y entre las Sociedades de Especialidad en cuanto a la relación de las Enfermedades Periodontales con otras patologías del ser humano ( enfermedades cardiovasculares, diabetes, partos prematuros con bebés de bajo peso, rendimiento deportivo, enfermedades respiratorias,etc.) esto se conoce hoy como MEDICINA PERIODONTAL y es una nueva rama de la Odontología.
Los estudios con más evidencia científica son, por ejemplo, aquellos que relacionan a las periodontitis con enfermedades cardiovasculares, lo que ha hecho que en la actualidad se le considera en el rango de factor de riesgo cardiovascular. Según se comtempla en las últimas guías publicadas en el 2012 de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) para la prevención de la enfermedad cardiovascular en la práctica clínica,la periodontitis se asocia con la aparición de disfunción endotelial,ateroesclerosis y con un incremento del riesgo de infarto de miocardio e ictus.La periodontitis se sitúa junto con otros trastornos de reconocido impacto negativo en la esfera cardiovascular (como la enfermedad renal crónica,la apnea del sueño o las enfermedades autoinmunes),siendo la primera vez que se incluye en estas guías la alusión a esta enfermedad como un riesgo cardiovascular.La presencia de periodontitis debe ser reconocida como un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular y,por lo tanto,se aconseja su prevencioón y tratamiento con el objetivo de evitar consecuencias nefastas a nivel cardiovascular.En este contexto es de resaltar el importante y esencial papel del odontólogo para derectar precozmente esta inflamación  y poner en marcha medidas higiénicas y de otro tipo. 
Siguiendo esta misma línea de pensamiento y de estudios científicos, aparte de las relaciones con parto prematuro, interacción con diabetes y otra, recientemente se ha agregado la sociación con la enfermedad de Alzheimer, esto no es de sorprender ya que, finalmente, la ciencia y los clínicos han asimilado a cabalidad, el hecho evidente de que la boca no es una “caja” separada del organismo. La cavidad Bucal está integrada a nuestro cueropo y se relaciona con él al igual que lo hacen el estómago, las articulaciones, el hígado, etc. por lo tanto lo que ocurre en la boca tiene expresión y consecuencias en todo el organismo. La puerta de entrada al cuerpo humano, es la boca

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.