Ortodoncia Lingual: los frenillos más estéticos

Ortodoncia Lingual: los frenillos más estéticos

La Ortodoncia Lingual es la técnica más avanzada que existe si hablamos de estética en brackets fijos. Esto porque los frenillos van cementados por la cara interna de los dientes superiores e inferiores, por lo que van corrigiendo la posición sin que nadie los vea.

Este tratamiento es el preferido por los adultos que, por exigencias laborales o timidez, se resisten a usar la ortodoncia convencional.

¿Cualquier paciente puede usar ortodoncia lingual?

La decisión de qué tipo de ortodoncia debes usar, queda sujeta a evaluación, depende de cada caso. Se requiere un estudio clínico con radiografía y scanner, además de una conversación con el paciente acerca del presupuesto y necesidades.

En general, la ortodoncia lingual se recomienda para adultos, porque necesita mayor rigurosidad en la limpieza y provoca algunas molestias en el inicio del tratamiento.

Al principio del tratamiento sentirás molestias al hablar y comer que son similares a las que se sienten con la ortodoncia convencional. En este caso las incomodidades se sienten en la lengua por la ubicación de los brackets, pero en un par de semanas las molestias se superan y se adapta a los nuevos espacios en la boca”, asegura la Dra. María Elsa Pavic, Ortodoncista de Clínica Dental Mora Pavic.

¿Cualquier ortodoncista puede colocar ortodoncia lingual?

No. Antes de iniciar tu tratamiento recuerda que esta técnica presenta ciertas dificultades, por lo que debes verificar que el profesional esté certificado en ortodoncia lingual. La Dra María Elsa Pavic es una de las ortodoncistas más destacadas en este tipo de tratamientos, tanto así que es invitada de manera continua a dar charlas al extranjero.

Los brackets en la ortodoncia lingual deben ser personalizados para adaptarse a la forma de cada diente.

El resultado y duración del tratamiento es similar al de la ortodoncia convencional, que generalmente dura un año y medio o dos. Esto dependerá del caso y del compromiso del paciente, que debe asistir de manera rigurosa a los controles.